Cómo hacer tu propio huerto urbano

Hoy en Tutéate os presento algo nuevo… al menos nuevo para mí! Soy Carol, de Mi Rincón Patchwork, y pese a que lo mío normalmente gira entorno a la costura y el Patchwork, hoy os presento algo totalmente distinto y fuera de lo habitual: cómo hacer tu propio huerto urbano. ¿Preparados para un súper tutorial?

Todo empezó con algo tan simple como un “estaría genial poder montar un huertecito en casa”, así que empezamos a mirar opciones que se adecuaran a nuestra mini-terraza. Queríamos algo de aproximadamente unos 120x50x30cm y todo lo que encontrábamos de una apariencia medianamente aceptable no bajaba de los 150€ (incluso las vimos por… ¡¡300€!! ¿nos hemos vuelto locos?).

Total, que como todo se nos iba de presupuesto decidimos que lo mejor sería hacernos nosotros mismos el huerto, a medida y a nuestro gusto, algo que encajara a la perfección con las jardineras que ya tenemos en la terraza y no diera el cante. Así que dicho y hecho. Dibujamos algunos esquemas, miramos materiales, hicimos unos cálculos y finalmente fuimos al Leroy y por poco más de 75€ compramos los materiales que cito a continuación.

Materiales básicos:

– 15 listones de madera de 200 x 9,5 x 2,5 cm (los vendían en packs de 5 listones, así que compramos 3)

– 1 listón de madera de 180 x 7 x 7 cm (para hacer las patas)

– Barniz de color wengué (para darle un color oscuro a la madera)

– Clavos de 4,5cm (un paquete de 100)

– Tornillos de 4,5cm (un paquete de 50)

– Papel de lija

Consejos preliminares:

La madera de los listones es recomendable que sea fuerte y duradera, para exteriores. No querremos que el huerto se nos deforme o que no aguante el peso de la tierra, ¿verdad?

De los clavos y tornillos mencionados a nosotros nos sobraron… pero bueno, más vale que sobren a que falten. Y si lo hacéis todo con tornillos mejor aún, porque le daréis mayor resistencia a la estructura (los clavos con el tiempo tienden a ceder).

También os recomiendo ENCARECIDAMENTE tener a mano una lijadora y un atornillador eléctricos (nosotros no los teníamos y sufrimos/sudamos lo nuestro…). Una sierra eléctrica también os irá de maravilla.

 

Pasos a seguir:

1- Empezaremos cortando las láminas.

  • Primero el listón de las patas, en 3 trozos iguales (60cm).

Y con los demás listones planos:

  • Las láminas para la base del huerto: 6 láminas de 137cm.
  • Los laterales largos del huerto: 6 láminas de 134,5 cm.
  • Los laterales de la parte estrecha: 6 láminas de 56,5cm.
  • Los refuerzos verticales que irán por la parte interna: 4 láminas de 28,5 cm.

2- Una vez cortadas todas las partes, llega el momento de lijar. Si tenéis una lijadora eléctrica sentiros afortunados; si no… a lijar a mano. Y sí, hay que lijar todas las partes y por todos los lados de la madera. (El objetivo del lijado es limar asperezas y posibles astillas, además de favorecer la absorción del barniz por la propia madera).

3- Cuando hayáis acabado, es una buena idea pasar un trapito por cada lámina y eliminar los restos del lijado que haya en la madera. Y después del trapito, empezaremos con el barnizado. En este punto es importante que leáis las instrucciones del fabricante. En nuestro caso tuvimos que dar 2 capas de barniz, y dejar secar 2 horas entre capa y capa. 

¡Qué bonitos lucían todos mientras se secaba el barniz (primera capa)!

Importante: Antes de dar la segunda capa de barniz, es recomendable volver a lijar los listones (de nuevo, para favorecer la absorción de barniz, etc). Esta vez lo haremos con un papel de lija significativamente más liso; no querremos llevarnos la primera capa de barniz durante el segundo lijado.

Veréis que con la segunda capa el cambio de color en la madera no es tan significativo como en la primera capa, pero la protección y brillo adicionales son innegables:

Aquí podéis ver mejor el contraste entre un trozo de madera no trabajado y algunas de nuestras láminas listas ya para montar el huerto:

Aviso: Nosotros dejamos secar la última capa de barniz durante toda la noche.

4- Una vez secada la última capa de barniz, podemos empezar a montar nuestro huerto.

Para el montaje, empezaremos con la base. Pondremos las 6 láminas de 137cm sobre las patas, separadas equidistantemente, y uniremos con los clavos/tornillos (aquí podéis usar clavos sin temor alguno). Si veis que las láminas no encajan entre sí a la perfección ni os preocupéis; nos irá bien para que el agua pueda filtrarse con facilidad y no se nos quede encharcada. 

Una vez hecha la base, empezaremos a subir en altura. Sobre ella colocaremos las láminas del primer nivel y las uniremos entre ellas (pero no las uniremos a la base aún; esto lo dejaremos para el final).

Nota: antes de empezar a atornillar aseguraos de colocar bien todas las láminas sobre la base y que éstas se ajusten al tamaño de la base.

Una vez hecho el primer nivel, pondremos los refuerzos verticales; los colocaremos en cada una de las esquinas y los iremos uniendo a las láminas de cada nivel. Por el momento, los uniremos a las maderas del primero.

Ahora toca el segundo nivel. Es importante en este punto fijarse en NO colocar las láminas de la misma manera que hicimos en el primer nivel; queremos hacerlo de forma cruzada. Fijaos en la esquina de la siguiente imagen para entender mejor a qué nos referimos:

De nuevo, colocaremos primero nuestras láminas y sólo una vez asegurado que todo encaja nos dispondremos a atornillar. Una buena idea es empezar atornillando una lámina larga a un refuerzo vertical, y a partir de aquí ir atornillando el resto de láminas de este nivel. Recordad siempre que tenéis que unir las láminas tanto a los refuerzos verticales como entre ellas (en las esquinas). Las láminas de un nivel y otro no las uniremos… los refuerzos verticales ya nos asegurarán que todas ellas se mantengan en su posición.

Para el tercer nivel seguiremos las mismas indicaciones que para el segundo, poniendo especial atención otra vez en colocar las láminas cruzadas con las del segundo nivel.

Ahora tenemos ya dos piezas: por una parte la base y por la otra la estructura de la altura. Le daremos la vuelta a todo y nos dispondremos a unir la base al resto de la estructura. Poned cuantos tornillos deseéis (en este punto en concreto NO sería aconsejable usar clavos, pues es lo que nos aguantará el peso del huerto y los clavos irían cediendo poco a poco con el tiempo).

Y con esto, ya tendremos finalizada la estructura de nuestro huerto! Veréis que en el último momento nosotros decidimos añadirle dos refuerzos verticales supletorios en la parte central. Nunca está de más ser precavido…

 

Acondicionamiento:

Vamos ahora a acondicionar nuestro huerto. En la parte interior colocaremos una tela especial para evitar filtraciones de agua y/o tierra por los recovecos del huerto. En nuestro caso compramos tela de jardinería que normalmente se usa en el césped para evitar el crecimiento de malas hierbas (pero para nuestro caso también nos servía). Hay quien dice que con una bolsa de basura de las de tamaño gigante también serviría, pero a nosotros nos dio la impresión que la tela sería más resistente y nos duraría más tiempo.

Para este paso, necesitaréis una grapadora de tapicería o similar (léase, con una grapadora de papelería no vamos a ninguna parte). También hay la posibilidad de hacerlo con clavos tipo chincheta, a mano, aunque sea más duro hacerlo.

La forma de colocar la tela es en realidad muy sencilla. Se empieza por los lados y se acaba por las esquinas. En este caso: empezamos colocando y grapando por uno de los laterales largos. Ajustamos la tela en el lateral opuesto (poniendo especial atención en la profundidad de nuestro huerto) y grapamos de nuevo. Pasamos ahora a los laterales más cortos, primero uno y después el otro, vigilando siempre que la tela esté siempre en contacto con la base y que no nos queden huecos vacíos.

Y finalmente atacamos las esquinas como si estuviéramos envolviendo un regalo; doblamos la tela y grapamos.

Et voilà! 

Cubrimos con una primera capa de piedra volcánica…

… añadimos sustrato para uso hortícola…

.. y listo para plantar!

 

¿Cómo lo veis? Las medidas las podéis adaptar a vuestras necesidades…¡Espero que os haya gustado y os animéis a probar!

Carol – Mi Rincón Patchwork

Tienda de materiales hazlo tú mismo DIY

 

 


Otros artículos que te podrían interesar:


6 Comentarios Cómo hacer tu propio huerto urbano

  1. 1
    Alberto

    ¡Vaya currada! Felicidades Carol. Te ha quedado fantástico y más bonitos que los que vi en una feria.

    Muchas gracias por la aportación.

    Alberto

  2. 2
  3. 3
    JAVIER

    Hola.
    Yo estaba pensado en hacer n huerto urbano exactamente como lo has hecho tú, pero de otras dimensiones, pero tengo una duda.
    Has pintado la mader, has puesto la tela y la gravilla.
    ¿Cuando llueve por donde se sale el exceso de agua?
    Porque yo tenía pensado hacer algunos agujeros a la madera para que drenase.
    Por cierto te ha qudado de maravilla, saludos.

  4. 4
    Carol Cervelló

    Hola Javier.

    Pues no tuvimos que hacer nada en especial. La tela no es impermeable, es una especie de malla y por el entramado ya va filtrando el agua. Y las maderas están algo separadas entre sí, lo cual permite que el agua caiga sin problema.

    Lo más importante es que la tela que uses no sea impermeable, pero sí que evite que la tierra caiga al suelo. Verás que hay varias opciones de éstas tipo “malla” que te comento. Por las maderas yo no me preocuparía mucho… el agua se cuela por cualquier recoveco.

    Mucha suerte con tu huerto! Ya nos enseñarás cómo te ha quedado!

    1. 4.1
      Javier

      Muchas gracias ha sido de gran ayuda tu respuesta, porque no lo tenía muy claro.
      Cuando compré la tela empezaré a hacer el huerto urbano.
      Saludos.

  5. Pingback: Ideas DIY para decorar las mesas de Navidad

Se han cerrado los comentarios.