Prepara crackers de Navidad

¿Qué son los crackers navideños? Son una especie de “caramelos sorpresa” que los británicos compran o preparan para Nochebuena y que, como nos han gustado, desde Tutéate hemos decidido “importar”. 

Resulta que en Inglaterra, en Nochebuena, cada persona encuentra un su plato, en la mesa, un cracker. Antes de empezar a cenar, todos los invitados cruzan un brazo por encima del otro y agarran, con una mano, su cracker por un extremo y, con la otra, van a agarrar el extremo opuesto del cracker del de al lado. Es decir, por ejemplo, que si con mi mano izquierda agarro el extremo izquierdo de mi cracker, con mi derecha, cruzándola por encima de la otra, iré a agarrar el lado derecho del cracker de mi compañero de la izquierda. Una vez todos están unidos de esta forma, cantan una especie de villancico y, al acabar, tiran fuerte de los extremos de los crackers. En ese momento… ¡Crack! Se rompen los envoltorios de estos caramelos sorpresa y cada persona descubre qué regalito se ocultaba en su interior. Normalmente son caramelos, figuritas y mensajes.

Material necesario:

– Interior de los rollos de papel de WC

– Papel de envolver (mejor uno fino, que se pueda romper, o papel pinocho)

– Cinta adhesiva, tijeras y cintas o cordeles para atar los extremos

Pasos a seguir:

1- Usamos dos cilindros de cartón por cracker : uno lo usaremos entero y el otro lo partimos por la mitad (usando unas tijeras o un cutter).

2– Con un poco de cinta adhesiva o pegamento, fijamos estos trozos de cilindro en el papel de envolver, tal y como muestra la imagen (el cilindro largo en medio y un cilindro corto a cada extremo).

3- Enrollamos el conjunto de manera que el papel envuelva por completo los cilindros de cartón.


4- Entre el cilindro central y un extremo, anudaremos con un cordel o una cinta decorativa.

5- Por el otro extremo, todavía abierto, introduciremos lo que queramos poner de sorpresa (caramelos, notas, pequeños juguetes,…).

6- Finalmente, ataremos el extremo pendiente con el mismo cordel o cinta utilizado anteriormente.

Como veis, esta es una idea sencilla de implementar pero que puede dar mucho juego en navidades porque, si no los queremos poner en el plato, siempre pueden colgarse del árbol o realizar un calendario de adviento con ellos (sólo harían falta dos docenas crackers numerados del 1 al 24). ¡Esperamos que os guste la idea!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *